Rebelde Way

        PAN RAYADO

Rebelde way

 

El relato emancipatorio

Uno de los efectos de los tantos que se padecen en el consultorio odontológico es que el dentista habla y nosotros no aunque tengamos la boca abierta. Si el especialista es una persona inteligente, nuestra imposibilidad y malestar son menores desde el momento en que el oído recibe información interesante, la que ni siquiera podemos asentir y menos replicar por el riesgo de desviar el instrumental quirúrgico inserto sobre nuestros dientes.

Así es que boquiabierto y mudo, escucho a mi dentista decirme que según ella la cultura kirchnerista ha dejado un sedimento que se perpetuará más allá del próximo cambio de gobierno. Lo corrobora con sus pacientes jóvenes, es decir, los protagonistas del futuro.

En un momento de paréntesis mientras me enjuago la boca, le pregunto con el maxilar algo dormido, a qué se refiere por esa cultura, e intento proseguir con cierta rapidez…

Ver la entrada original 1.626 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s