¿Por qué la gente prefiere gastarse el dinero en un par de pantalones y no en un libro?

En su admirable autobiografía Groucho y yo (1959), Groucho Marx dedica unas palabras al “lector furtivo”, al que considera, junto a la televisión y el amor libre, uno de los principales obstáculos a la hora del lanzamiento de una obra maestra literaria. El lector furtivo, “ese miserable individuo conocido como El gorrón”, es el tipo que entra las librerías con aire distraído y ni corto ni perezoso se pone a leer las páginas de un libro que devora casi entero en cuarenta y cinco minutos. Luego se larga por una puerta lateral de la librería  con la esperanza de regresar otro día “y ayudar a enviar a la miseria a algún otro honrado autor”.

Groucho termina su comentario con una observación en la que lo único que ha perdido vigencia es el precio: que “a un hombre no le importa pagar cuatro o cinco dólares por un par de…

Ver la entrada original 3.282 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s